jueves, 19 de enero de 2017

430 ENTIDADES DENUNCIAN LA PASIVIDAD DE LA U.E. ANTE LA OLA DE FRÍO POLAR QUE ESTÁ AFECTANDO A LOS REFUGIADOS EN GRECIA Y LOS BALCANES

Cáritas Española se suma a la petición de una operación eficaz y rápida, a nivel europeo, de protección contra el frío

Cáritas Española se suma a la petición que en las últimas 48 horas han suscrito 430 organizaciones de todo el país que trabajan en defensa de derechos humanos, migraciones y refugio, y de la sociedad civil, en apoyo del llamamiento “PARA QUE NO SE MUERAN DE FRÍO”, en el que solicitan una operación a nivel europeo de protección contra el frío de manera eficaz y rápida.

Las imágenes de los últimos días en las que decenas de miles de personas refugiadas están soportando la actual ola de frío polar sin un techo sobre sus cabezas, así como la congelación de miembros y muerte de varias de ellas, han impulsado a estas organizaciones (así como cientos de particulares que se han sumado de forma espontánea al documento) a solicitar a la Comisión Europea y al Gobierno español una operación eficaz e inmediata que disponga las medidas de emergencia necesarias de cara a garantizar las condiciones mínimas de habitabilidad de estas personas.

Las organizaciones firmantes manifiestan su profunda preocupación debido a que la situación actual de miles de refugiados en Grecia y los Balcanes pone en riesgo la vida de muchos de ellos y supone, en la práctica, un incumplimiento de las garantías mínimas que debe ofrecer la Unión Europea. La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en sus dos primeros artículos, se compromete a preservar, proteger y respetar la dignidad humana, así como el Derecho a la vida; dos elementos, que a juicio de los firmantes, se están poniendo en entredicho.

Por ello, las organizaciones firmantes solicitan al Gobierno de España y a la Comisión Europea un papel mucho más activo para poner en marcha urgentemente una operación europea contra el frío en coordinación con los gobiernos de Grecia y los países de los Balcanes, a través del Mecanismo europeo de Protección Civil u otras acciones de emergencia que puedan poner en marcha los propios Gobiernos de la Unión, que dé una solución urgente e inmediata a estas personas, de forma independiente a sus procesos de documentación y /o reconocimiento de su condición de persona refugiada.

Este es el texto del llamamiento:

Solicitud al Gobierno de España y a la Comisión Europea 
PARA QUE NO SE MUERAN DE FRÍO:
LA UNIÓN EUROPEA DEBE CUMPLIR EL DEBER DE SOCORRO
430 entidades denuncian la pasividad de la Unión Europea
ante la emergencia humanitaria en Grecia y los Balcanes

Más de 75.000 migrantes y refugiados llevan meses varados en Grecia, la antigua República yugoslava de Macedonia, Serbia, Eslovenia, Croacia, Hungría y Bulgaria, muchos de ellos a la espera de su reubicación a otros países de Europa. El sufrimiento de estas personas se ha agravado con la llegada del invierno, uno de los más fríos en los últimos años. Las temperaturas bajo cero por la ola de frío polar que azota Europa estas semanas, unido a las pésimas condiciones en que viven muchas de estas personas ha provocado numerosos problemas de salud, congelación de miembros o incluso, riesgo de muerte.
A pesar de los esfuerzos llevados a cabo, el hecho es que la preparación de todos los campamentos para el invierno no se ha completado y muchos refugiados continúan viviendo en tiendas.
"Se trata de salvar vidas, no de papeleos y de cumplir las disposiciones burocráticas", ha advertido el Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR). Médicos Sin Fronteras ha denunciado el pasado jueves que se han registrado ya casos de congelación de miembros entre los alrededor de 2.000 migrantes y refugiados que se encuentran atrapados en Belgrado, donde en los últimos días se han registrado temperaturas bajo cero. “Estoy seguro de que el número de casos de congelación será mucho mayor al final de la semana", ha añadido Andrea Contenta, subrayando que el pasado fin de semana en la capital serbia se alcanzaron los 16 grados bajo cero y que la ciudad está cubierta por 30 centímetros de nieve.
La semana pasada, refugiados y asociaciones trabajando en los campos de Grecia explicaban en el manifiesto WAKE UP EUROPE las terribles condiciones de vida con la llegada del frío. También desde Grecia, el Servicio Jesuita a Refugiados denunciaba el sufrimiento de miles de personas: “En el Norte de Grecia, un refugiado afgano ha fallecido por congelación a causa de las temperaturas de 14 grados bajo cero” señalaba Cécile Deleplanque. “Los campamentos de las islas están abarrotados y muchas personas continúan viviendo en tiendas”.
Las ayudas económicas destinadas a proteger a las personas refugiadas del invierno no parecen haber resultado del todo eficaces. El ACNUR alerta de la situación en la Isla de Samos donde unas 1.000 personas, incluidas familias con niños, se encuentran viviendo en tiendas de campaña sin calefacción. La situación en la ruta de los Balcanes es aún más grave, especialmente en la frontera entre Croacia y Hungría y Serbia, donde muchas personas refugiadas están afrontando las bajas temperaturas a la intemperie, ante el abandono e incluso hostigamiento de las autoridades. 
El invierno es un fenómeno natural que no podemos controlar, pero sí podemos y debemos atender las necesidades inmediatas de estas personas vulnerables. Europa no puede dejar morir de frío a las personas refugiadas y es responsable de darles  un trato digno.
Siempre que la magnitud de una emergencia sobrepasa las capacidades de respuesta de un país, el Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea permite una asistencia coordinada de los Estados participantes. Este Mecanismo  apoya y facilita la movilización de los servicios de protección civil de los Estados Miembros para responder a las necesidades inmediatas de los países afectados por una catástrofe o en riesgo de sufrirla.
El Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias (CECRE) es el núcleo operativo del Mecanismo europeo de Protección Civil. El CECRE trabaja en estrecha colaboración con las autoridades de protección civil de los Estados participantes en el Mecanismo, para coordinar una respuesta rápida a nivel europeo. El CECRE proporciona capacidad logística las 24 horas del día para supervisar y coordinar la respuesta. Además de los Estados miembros de la UE, en el Mecanismo de Protección Civil de la Unión, participan Islandia, Noruega, Serbia, Turquía y la Antigua República Yugoslava de Macedonia y Montenegro.
El Mecanismo europeo de Protección Civil se ha activado en algunos momentos de 2015 y 2016 para apoyo a los refugiados pero actualmente, sólo permanece abierto para Grecia -abajo figura el enlace a día 6 de enero- sin que se haya montado una operativa de emergencia específica con mayores medios para abordar la ola de frío actual.
Ante la emergencia humanitaria provocada por la llegada del invierno y la ola de frío polar en Europa, pedimos con carácter urgente:
1.    Al Ministerio de Interior y al Gobierno de España, que solicite la activación del Mecanismo Europeo de Protección Civil para organizar una respuesta coordinada europea que de forma urgente, asista a los refugiados afectados por la ola de frío en Grecia y los Balcanes.
2.    A la Comisión Europea, que ofrezca a Grecia y los países de los Balcanes la asistencia inmediata de dicho Mecanismo de Protección Civil para proteger a los refugiados de las bajas temperaturas que se dan estas semanas en Europa.


Acción de la red Cáritas en la Frontera Este
La red Cáritas está redoblado sus esfuerzos de acogida y protección a los migrantes y refugiados que se enfrentan a condiciones de máxima precariedad ante el impacto de la ola de frío ártico que afecta a Grecia, Serbia y Europa sudoriental.
Con temperaturas nocturnas inferiores a 20 grados centígrados bajo cero en algunas áreas, miles de migrantes están durmiendo prácticamente a la intemperie, en campos de acogida o edificios abandonados. Estas personas –afganos, pakistaníes, sirios e iraquíes en su mayoría— han huido de situaciones de conflicto e, incluso después de que las rutas de migración desde Turquía a Grecia fueran cerradas el pasado mes de marzo, las personas siguen intentado entrar en Europa por vías alternativas.
En Grecia, Caritas está proporcionando ayuda de primera necesidad a los refugiados que están en perores condiciones, al norte del país. Como señala Maristella Tsamatropoulou, portavoz de Caritas Hellas, "no hay calefacción alguna. La población local les está dando madera para hacer pequeñas hogueras o alimentar estufas. Queman todo lo que pueda arder para mantener el calor”.
En Serbia, más de 7.500 personas también están atrapadas en condiciones muy precarias, cerca de la frontera húngara, casi en estado de congelación. Según alertan responsables de la red Cáritas en la zona, "los campamentos en Serbia y Belgrado están superpoblados y miles de personas duermen a la intemperie".
"Caritas está en primera línea de la emergencia –añaden—, ofreciendo ropa, alimentos y ayuda médica a los migrantes y refugiados. "Hacemos todo lo que el Gobierno nos permite hacer, ya que la acogida a los inmigrantes en el país están bajo el control estricto del Gobierno y éste no quiere que las organizaciones de la sociedad civil operen de forma autónoma. Aunque tendríamos los medios para responder, no se nos permite hacerlo de forma adecuada".

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Cáritas renueva su llamamiento por la Paz en Siria

La red internacional de Cáritas está habilitando fondos de emergencia para ofrecer ayuda humanitaria a las personas atrapadas en Alepo 

Una vez que el Gobierno sirio se ha hecho con el control del este de Alepo, existe una seria preocupación por parte de todas las organizaciones humanitarias ante la grave situación en la que puedan encontrarse los 250.000 civiles que se estima que se han quedado en esa zona.
 
Fin inmediato del conflicto
La red internacional de Cáritas está habilitando fondos de emergencia para ofrecer ayuda a las personas que se encuentran atrapadas en Alepo. Además, insta a una finalización inmediata del conflicto, al tiempo que reclama que la ayuda humanitaria pueda llegar a quienes más la necesitan y que se proteja la vida de los civiles. Para Cáritas, este es el momento de dar paso a las negociaciones políticas que pongan fin a esta cruenta guerra.
“Todos estamos con la gente de Alepo”, ha manifestado el Patriarca Gregory III Laham, líder espiritual de la Iglesia católica greco-melquita, al personal de Caritas en Siria. El Patriarca ha elogiado a las ONG y a las organizaciones voluntarias por el trabajo que realizan para “aliviar la tragedia y el sufrimiento de las personas”. “Damos las gracias –ha asegurado-- a todos aquellos que están apoyando a Alepo desde fuera para que se ponga fin al sufrimiento y para que la paz sea devuelta a esta hermosa ciudad”.
Por su parte, el presidente de Cáritas Siria y obispo de Alepo, monseñor Antoine Audo, ha enviado a todas las Cáritas del mundo un mensaje con motivo de la Navidad en la que pide "dejar de lado las armas y la ideología” y “contemplar los rostros afligidos de los que más sufren”.
Este es el texto del mensaje:
Con la cercanía de la Navidad, acerquémonos a Alepo, de este a oeste, como si avanzáramos hacia la gruta de Belén.
Pongamos a un lado las armas y la ideología. Y contemplemos las caras afligidas, empezando por mujeres y niños, de los que más sufren y contemplemos también a los hombres, indignados y humillados, que han perdido sueños e ilusiones.
Decidámonos a hablar en la verdad y que el hombre, creado a imagen de Dios, nos conduzca hacia una mayor objetividad.
Cáritas Siria, a través de esta crisis, y sintiendo la experiencia de la universalidad de la Iglesia, y de la atención del mundo árabe y musulmán y de los cristianos de Oriente, no cesa de repetir: Juntos somos cristianos, y al lado de los musulmanes, todos somos ciudadanos.
Como sirios y cristianos, animamos a nuestros socios a trabajar por la reconciliación del mundo musulmán, de sunitas y chiitas, entrando en diálogo honesto con el pensamiento contemporáneo.
Esto es lo que conducirá a nuestras sociedades hacia una mayor dignidad y a hablar en la verdad.
Que se detenga la explotación de las fragilidades y las debilidades del tercer mundo para favorecer intereses económicos y políticos. 
Escuchen la llamada de los más pobres, que es el grito de Dios crucificado y niño sin armas en el pesebre”.
Protección y acogida de la red Cáritas a la población civil
Siria es una de las mayores emergencias a las que se enfrenta la red internacional de Caritas desde el estallido del conflicto, en marzo de 2011. Unos 13,5 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Siria; de ellos, al menos 6,5 millones son desplazados internos. Además, se estima que otros 4,6 millones de personas, la mitad de ellos niños y niñas, han buscado refugio en los países vecinos (Jordania, Líbano y Turquía, principalmente) o han buscado asilo, jugándose la vida a través de rutas de máximo riesgo, en Europa.
En este contexto, Cáritas trabaja en dos líneas principales: apoyo a las necesidades básicas de las familias vulnerables, a través de reparto de alimentos, pañales y leche para bebés, ayuda para vivienda y asistencia médica; y educación y apoyo psicosocial a menores desplazados a causa del conflicto.
Respuesta de Cáritas Española a desplazados y refugiados
La Confederación Cáritas Española ha estado desde el primer momento al lado de la población afectada por la guerra en Siria y de las Cáritas locales que acogen refugiados, tanto en la región de Medio Oriente como en los países de tránsito que están siendo el escenario del éxodo de ciudadanos sirios en la frontera este de Europa.
Junto al apoyo solidario que Cáritas Española viene prestando a las Cáritas de Jordania, Líbano y Turquía para proporcionar acogida a millones de refugiados sirios, a lo largo de 2016 ha liberado diversas partidas económicas para responder a las distintas llamadas de emergencia lanzadas por las Cáritas europeas para afrontar la llegada de refugiados a sus países, como son los casos de las Cáritas de Macedonia, Serbia, Croacia, Grecia, Eslovenia y Bulgaria.

viernes, 2 de diciembre de 2016

5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado: CÁRITAS REIVINDICA LA FUERZA DE LA SOLIDARIDAD DE LOS VOLUNTARIOS PARA CONSTRUIR COMUNIDAD

Se suma al llamamiento de la Plataforma del Voluntariado en España para «cambiar el mundo y hacerlo» a través del compromiso solidario

Cáritas Española, como miembro activo de la Plataforma del Voluntariado en España (PVE), se suma al llamamiento lanzado por el conjunto de las organizaciones de voluntariado del país ante la celebración, el 5 de diciembre, del Día Internacional del Voluntariado. 
En un Manifiesto difundido con motivo de esta jornada, la PVE invita a reivindicar el valor de la solidaridad como herramienta social para “cambiar el mundo y hacerlo”.
Llamados a ser Comunidad
Esta invitación entronca con el objetivo de la campaña institucional 2016-17 de Cáritas, donde los voluntarios y voluntarias, como reza su lema, están “Llamados a ser Comunidad”, sensibilizando sobre la importancia de aprender a vivir en común en la realidad global de nuestro mundo, tomando conciencia de la responsabilidad del cuidado del planeta, denunciando las situaciones de injusticia y falta de cumplimiento de los derechos humanos, y animando y trabajando en el fortalecimiento de nuestras comunidades.
Este es el texto íntegro del Manifiesto de la Plataforma:
MANIFIESTO
DIA INTERNACIONAL DEL VOLUNTARIADO
5 diciembre de 2016
En el  Día Internacional del Voluntariado, que se celebra el próximo 5 de diciembre,  la Plataforma del Voluntariado de España os anima a reivindicar la solidaridad como respuesta.
Reclamémosla, individualmente,  de forma colectiva y a través de las organizaciones sociales que representan los intereses de las personas más frágiles, de las menos poderosas.
La fuerza de la solidaridad genera verdadera riqueza. Garantiza la transformación de realidades y es antídoto contra la injusticia, especialmente en estos tiempos de incertidumbre donde los miedos afloran y levantan muros protectores  frente a la amenaza “que viene de afuera”. Precisamente ahora os invitamos a construir espacios de paz, de convivencia, espacios a medida de las personas.
Os animamos a plantar cara al individualismo,  a sumaros a esta cadena humana de voluntariado integrada por gente normal y corriente. Por casi 4 millones de personas decididas a transformar el mundo y a mojarse.
Para lograr impulsar cambios profundos en nuestra sociedad pedimos a los poderes políticos que apoyen a las organizaciones sociales en su labor diaria, que respalden a quienes en los peores momentos atienden esas parcelas de exclusión que apenas interesan a nadie.
Solicitamos apoyo para hacer visible el voluntariado, sus diferentes ámbitos, pero sobre todo sus efectos terapéuticos en una sociedad cargada de colectivos que claman derechos, precisan soluciones y luchan por mantener intacta  la esperanza.
El voluntariado es una actitud ante la vida, una expresión de participación ciudadana que merece estar en todas las esferas de nuestra sociedad. Para ello, pedimos la implicación del sector público y el privado  porque un país que impulsa la tarea solidaria es un país que cultiva su humanidad. 
En esta Día Internacional del Voluntariado os invitamos a transformar realidades con el más valioso de vuestros recursos: el tiempo. 
"Hacer voluntariado es querer cambiar el mundo y hacerlo".

El voluntariado en Cáritas
Cáritas no podría llevar a cabo su misión sin el concurso vital de las personas voluntarias. Sus cerca de 84.000 voluntarios y voluntarias, que representan el 95% de los recursos humanos de toda la Confederación Cáritas en España, son el motor que impulsa y hace posible la acción de acogida, escucha, promoción de aquellos a quienes el Papa Francisco denomina “víctimas del descarte”.
Desde su participación gratuita en los distintos ámbitos parroquiales y diocesanos, el de Cáritas es un voluntariado comprometido en la defensa de los derechos y la dignidad de las personas que viven la injusticia de la pobreza, y que cree en el cambio social hacia una sociedad más justa.
Un voluntariado activo, que aporta a la sociedad no sólo desde las tareas realizadas, sino también desde las actitudes expresadas.
Un voluntariado capaz de organizarse y participar a través de respuestas colectivas frente al individualismo preponderante.
Un voluntariado coherente desde la acción realizada y que, desde aquí, crece como persona y como cristiano.
Un voluntariado que plasma, a través de su participación, unos valores como la solidaridad, la gratuidad y la igualdad.
Un voluntariado con disponibilidad para la acción y para la formación, superando la barrera de la buena voluntad y promoviendo una acción de calidad.
Un voluntariado, en suma, entendido como un proceso, que se va construyendo día a día por medio de la tarea, la formación y el acompañamiento.

viernes, 18 de noviembre de 2016

La Historia Visible de Francisco

Hoy es uno de estos días en los que doy gracias a mi profesión por permitirme conocer historias como la de Francisco. Un hombre natural de Cartagena que se inició en los mundos de los pequeños hurtos y acabó echándose al monte, sólo, sin dinero, en un principio con armas, que abandonó a los pocos días. Y allí, sin teléfono, ni nadie con el que conversar ha permanecido más de 20 años. Comía cuando sentía hambre, en invierno se duchaba cuando llovía y en verano, aprovechaba lo ríos. Entraba en las casas cuando sus dueños no estaban y robaba comida, latillas, bebida, pilas, mecheros, algún cigarrillo pero nunca robaba dinero, ni joyas, no le interesaba... él en el monte sólo quería ser libre y sobrevivir. Cuando se le estropeaba el abrigo que lo resguardaba del frío lo cambiaba por otro que robaba en alguna casa y dejaba el viejo. Se alimentaba de lo que el campo le ofrecía, frutos, hormigas, saltamontes, alguna oveja que cazaba, serpientes y asegura que las abejas y los saltamontes son muy sabrosos... y así permaneció dos décadas recorriendo los distintos campos de España.

Me gustaría conocer los sueños que tenía Francisco cuando era niño, pero me sorprende contestando que él nunca tuvo sueños. Vivió en una familia normal, pero se rodeó siempre de golfillos, robaban coches para ir al baile en el pueblo de al lado, se paraban delante del puesto de la guardia civil con el coche robado para que les persiguieran, lo que empezó siendo algo para divertirse se fue complicando hasta recalar en la cárcel.

Francisco tiene una mirada limpia, que transmite cierta tristeza pero sobre todo transmite bondad, a pesar de los hurtos y los errores que haya cometido en el pasado. 

Hace algo más de un año, Francisco estaba en el norte de Palencia, le pilló una gran nevada y se le helaron los pies, apenas podía andar y tenía que arrastrarse. No fue al médico y entró a robar en una casa y como tenía hambre, se puso a cocer unos macarrones, allí fue cuando le pilló la guardia civil. Hasta que se decida su entrada en prisión, Francisco permanece en el centro de las personas sin hogar de Cáritas, aquí lleva nueve meses, aquí es donde le han curado los pies y ahora puede calzarse y andar. Atiende el ropero, ayuda en la limpieza del centro y se ofrece para ayudar en los recados que se necesitan. 

Asegura que el tiempo que permaneció en el monte vivía feliz, en ciertos momentos lo añora porque para Francisco la salud y la libertad son lo más importante.

¿Qué ha supuesto el centro de Cáritas?
Yo estuve muchas veces a punto de irme, pero gracias a las personas que trabajan en el centro, he optado por permanecer aquí, se han portado muy bien conmigo. Si yo no me he ido del centro ha sido por las personas que me han acogido, me he sentido querido y muy bien tratado.
¿Qué planes tiene?
No lo sé. Ni me lo planteo. Estoy a la espera de que una juez decida si ingreso en prisión. No hago planes. 
¿Percibe alguna prestación?
No. Como he estado muchos años sin estar empadronado, no tengo derecho a nada
Para nuestra sociedad, ¿las personas que viven en la calle son invisibles?
Sí, para la gran mayoría, sí. Sólo hay que observarlo, cuando alguien pasa al lado de alguien que está en la calle, se distancia y pocos miran a la cara. El tiempo que yo estuve en el monte, nadie se acercó, sólo los del seprona o la guardia civil, aunque entiendo perfectamente que nadie lo hiciera, en mi caso yo también rehuía a las personas, me escondía o daba un rodeo para no encontrarme con nadie.

La historia de Francisco ha conseguido hacerme visible a las personas que creen que lo han perdido todo y cuyo pasado les pesa como una losa. Sólo pido para Francisco que aprenda a perdonarse a sí mismo y que aproveche las nuevas oportunidades que le ofrezca la vida. 

Natalia Aguado León

domingo, 13 de noviembre de 2016

Redescubrir el valor de la simplicidad en nuestras vidas, invitación de la campaña «Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza» para Adviento y Navidad

«Redescubrirás el valor de la simplicidad en tu propia vida». El segundo principio del “Decálogo Verde” propuesto desde la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA va a inspirar durante los dos últimos meses del año, y especialmente en los tiempos de Adviento y Navidad, las acciones de sensibilización que pondrán en marcha las entidades promotoras de esta iniciativa: Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario).
A partir de la constatación de que el actual estilo de vida ha desencadenado una crisis global que pone de manifiesto la insostenibilidad económica y medioambiental de nuestro modelo de consumo, la Campaña propone a toda la ciudadanía reflexionar sobre “cuáles son nuestras prioridades y considerar si vivimos por encima de nuestras necesidades, consumiendo más bienes de los oportunos”.
Al abordar el segundo punto del “Decálogo verde”, la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA abre una nueva etapa de su agenda de actividades a dos años vista con la que, dentro del espíritu de la encíclica Laudato Sí´ del Papa Francisco, se logre aumentar el compromiso de todos en la defensa de un modelo de desarrollo, justo, solidario y sostenible, y el cambio de nuestros hábitos de consumo y estilos de vida.
Según se recuerda en los materiales para adultos jóvenes y niños editados para esta fase de la Campaña, la invitación a redescubrir la simplicidad en nuestros estilos de vida pasa por tomar conciencia de cómo “la búsqueda incesante de lucro trastoca las posibilidades de alcanzar modelos equitativos, pues acumular capital, material y riqueza empobrece la llegada del Reino de Dios y de su Justicia”. Por eso, “es momento de hacer nuevas todas las cosas, de generar espacios para la esperanza, desde cada persona, gesto y acción, porque cada acto cuenta, por insignificante o pequeño que sea".
Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES subrayan cómo la encíclica Laudato Sí' marca el camino para redescubrir el valor de la sencillez, reflexionar acerca de nuestros estilos de vida y comprender que la búsqueda de la sostenibilidad es una oportunidad para volver a las fuentes.
Adviento y Navidad son unos momentos especialmente propicios para redescubrir la simplicidad. Para ello, desde la Campaña se invita a vivir una Navidad con sencillez, a encontrar la felicidad en lo pequeño, a sentir cercanas a millones de personas que viven injustamente en la pobreza, a movilizarnos e implicarnos para cambiar sus realidades y a compartir. Es un momento, también, donde podemos reflexionar sobre cuáles son nuestras elecciones cotidianas, tanto personales como colectivas, en relación con el consumo, la sostenibilidad y la utilización de los recursos.

viernes, 11 de noviembre de 2016

"LLamados a ser Comunidad"

Bajo el lema “Llamados a ser comunidad”, Cáritas Española lanza su Campaña Institucional 2016-17 con el objetivo de poner el foco en el valor de la participación y la comunidad como ejes del proyecto de transformación social y de construcción del Reino conforme al mensaje evangélico.
Esta supone la tercera y última etapa anual de la campaña global que en 2014 Cáritas presentó para el trienio 2014-17 bajo el lema Ama y vive la justicia, centrado en la persona y la defensa de sus derechos fundamentales. Durante el primer año (2014-15), los contenidos de sensibilización se centraron en el mensaje “¿Qué haces con tu hermano?” y en el segundo año (2015-16) en la exhortación “Practica la justicia. Deja tu huella”.
De esta manera, se invitaba a la comunidad cristiana y a toda la sociedad a activar el compromiso individual y colectivo como eje transformador de la sociedad, una convocatoria a dejar “huellas de justicia” a través de pautas de vida e ideas prácticas para construir un mundo más solidario y sostenible con las personas y el medio ambiente.
Participar en comunidad para transformar
Para este tercer y último año de la campaña global, y según se señala en la Guía de Campaña, “tejer red, hacer comunidad, sumar trabajo, sueños, hacernos común-unión con otros, es la llave que nos permite entrar en otros mundos posibles donde fluyen corrientes de amor, justicia, fraternidad, que transforman y alimentan la esperanza de las personas”.
En coherencia con el mensaje trianual de “Amar y vivir la justicia”, esta invitación, como señalan los responsable de la Campaña, “se hace posible desde la comunidad, desde el hacer red con otros, porque estamos llamados a aprender a vivir en común, a convivir en paz, a hacer posible la justicia, la fraternidad entre nosotras, todas las personas que vivimos en esta casa común, la Madre Tierra que nos acoge a todos”.
La Campaña Institucional de Cáritas es una campaña de sensibilización en valores que tiene por objeto reforzar y reflejar la identidad y misión de Cáritas entre sus agentes y el conjunto de la comunidad cristiana, como plataforma para incidir y sensibilizar al conjunto de la sociedad.
Objetivos
Para el período 2016-17, la Campaña de ha marcado cuatro objetivos:
-       Sensibilizar sobre la importancia de aprender a vivir en común en la realidad global de nuestro mundo. La movilidad humana, característica de nuestro tiempo, nos lleva a la necesidad de convivir personas de distintos lugares, culturas, religiones: Las migraciones forzosas nos obliga a acercarnos a la realidad de estas personas y a poner en marcha nuestro compromiso.
-       Tomar conciencia de la responsabilidad del cuidado de la Creación. Es necesario preservar el equilibrio de los distintos hábitats para lograr un equilibrio sostenible. Nuestra generación no tiene derecho a destruir la herencia de la Humanidad.
-       Denunciar las situaciones de injusticia y de falta de cumplimiento de los derechos humanos a través de nuestras acciones y gestos, desde la esperanza de nuestra en que es posible construir una sociedad diferente.
-       Animar y trabajar en el fortalecimiento de nuestras comunidades como base de la transformación de la sociedad, haciendo de ellos espacios donde vivir la fraternidad y la solidaridad, verdaderos oasis de acogida y participación.
En suma, frente al individualismo creciente, al anonimato en que vivimos, a la indiferencia ante la realidad del otro, la Campaña Institucional 2016-17 Cáritas quiere ser una propuesta para “ser en común, porque nada de lo humano nos es indiferente, porque somos todos responsables de todos”.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Cáritas e Inditex renuevan su colaboración en el Programa de Empleo en España y los proyectos de cooperación en Camboya y Bangladesh

Inditex ha renovado sendos convenios de colaboración con Cáritas y Médicos Sin Fronteras (MSF), en virtud de los cuales aportará un total de 9,7 millones de euros a diferentes proyectos específicos de estas dos organizaciones no gubernamentales. El presidente de Inditex, Pablo Isla, ha firmado los respectivos convenios de colaboración en la sede de la compañía en Arteixo (A Coruña) junto a Rafael del Río, presidente de Cáritas Española, y a David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras en España.
 
En el caso de Cáritas, Inditex aporta 5 millones de euros entre 2016 y 2018 para programas de apoyo a la inserción laboral de colectivos en riesgo de exclusión en España; y otros 2,4 millones a sendos programas de desarrollo comunitario impulsados por Cáritas en Camboya y Bangladesh.
 
Programa de Empleo de Cáritas en España
La dotación económica destinada al Programa de Empleo, que tiene un carácter trianual (2017-2019), se dedicará al apoyo de proyectos de inserción laboral, iniciativas de economía social y de autoempleo, y planes de formación en el puesto de trabajo. 
 
La colaboración de Cáritas e Inditex en materia de empleo en España se inició en el año 2011. Desde entonces, se ha consolidado como una referencia en la mejora de la empleabilidad y la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social. Inditex ha aportado 6,5 millones desde 2011 a estos programas, que han beneficiado directamente a más de 4.600 personas. De ellos, más de 3.500 han recibido formación que ha mejorado su empleabilidad y más de 1.450 han regresado al mercado laboral gracias a los programas de inserción. 
 
De cara a los próximos tres años, el Programa de Empleo tendrá una aportación de otros 5 millones de euros por parte de Inditex, con la que se prevé apoyar casi 600 acciones formativas para permitir el aprendizaje o mejora de un oficio, con prácticas en muchos de estos cursos, que harán posible la mejora de la tasa de inserción de los participantes en el mercado laboral. 
 
A través de 30 Cáritas Diocesanas de toda España, este programa aspira, además, a seguir fomentando la creación y consolidación de empresas de economía social en sectores como el turismo, las artes gráficas, la restauración o la agricultura ecológica.