jueves, 22 de marzo de 2012

Construir y llevar adelante una Cáritas Parroquial

Auxiliadora Crespo
Técnico de Cáritas

Cáritas no es tarea de uno solo si no de un EQUIPO de personas que ES y se SIENTE ENVIADO por su comunidad cristiana para ser expresión palpable y efectiva de la opción preferencial por los pobres y desfavorecidos que vive esta comunidad, canalizando toda la acción socio caritativa de la misma. El equipo de Cáritas tiene la tarea de estar allí donde hay sufrimiento humano, levantando y sanando al que esta caído; integrando al que está excluido, denunciando situaciones de injusticia y exclusión; sensibilizando y movilizando a la comunidad y a la sociedad para llegar a construir entre todos una sociedad más justa, humana y fraterna.

Para poder llevar a cabo esta tarea no basta con buena voluntad. Se precisa formar un buen equipo de trabajo para así organizarnos bien y, de esta manera hacer frente a las difíciles problemáticas sociales y a los retos que nos plantea el mundo y la sociedad concreta en la que vivimos.

jueves, 15 de marzo de 2012

La Iglesia encarna esta Misión. Identidad de Cáritas

Hna. Mª Lourdes Caminero
Misionera Eucarística de Nazaret

El amor tiene una fuente: Dios

a) Dios es amor (1 Jn 4)

El primer día se nos habló de la Identidad Cristiana: El Amor recibido, basándonos en esta cita de San Juan: «Dios es Amor, y quien permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él» (1 Jn 4,16). Él es la raíz, la fuente; en esa raíz estamos enraizados y de esa fuente bebemos.

Y, por supuesto, si nosotros damos un paso hacia Dios y hacia los demás es porque Él se ha adelantado hacia nosotros; Él nos ha mirado, se ha fijado en nosotros, nos ha contemplado, mucho antes de que a nosotros se nos ocurriera mirarlo a Él: «En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó y nos envió a su Hijo» (1 Jn 4,10).

jueves, 8 de marzo de 2012

La Iglesia, Comunidad de Amor, al servicio del Amor

Hna. Carolina
Monasterio de la Conversión

“Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios. Gratis lo habéis recibido, dad gratis” (Mt 10, 8)

En el contexto de estas jornadas de formación que estáis celebrando y en el contexto de estos meses de preparación para el año de la fe que celebrará toda la Iglesia universal desde el próximo mes de octubre del 2012 quiero reflexionar con vosotros sobre por qué decimos que la Iglesia es misionera, qué es la misión para el cristiano, qué fundamentación teológica tiene y por lo tanto qué características conlleva o implica en su puesta en práctica.

El Dios cristiano es un Dios en misión

La palabra misión forma parte del ser cristiano. La Iglesia, decimos, es por su naturaleza misionera, está abierta a la misión y, por consecuencia, el cristiano es un hombre en misión, enviado al mundo para anunciar la buena noticia de Jesús. Esta connotación misionera que caracteriza nuestra fe está fundamentada en la revelación de Dios, en el rostro y ser divino que en Jesús se nos ha desvelado, en cómo es nuestro Dios y cómo se ha manifestado a nosotros. Hasta el punto de poder decir que el Dios cristiano es un Dios misionero, un Dios en misión.

jueves, 1 de marzo de 2012

La Identidad Cristiana del voluntario de Cáritas

Mons. Esteban Escudero
Obispo de Palencia

Evangelización y caridad

La caridad de Cristo nos apremia (2Cor 5, 14) a vivir para Él y con Él al servicio de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. La Iglesia, misterio de comunión, tiene la misión de significar y actualizar el amor de Dios en el mundo y en diálogo con él. El anuncio del Evangelio del reino de Dios y la acción en favor de los pobres, son inseparables en la misión del Señor y, por lo mismo, de la comunidad eclesial, Lo recuerda Juan Pablo II: «el anuncio del Evangelio es la primera forma de caridad, pero sin una evangelización llevada a cabo mediante el testimonio de la caridad... corre el peligro de ser incomprendido o de quedarse en el mar de las palabras al que la actual sociedad de la comunicación nos somete cada día».
Juan Pablo II. Novo Millennio Ineunte, 1