lunes, 21 de mayo de 2012

Busquemos el bien de todos

Mensaje de los Obispos de la C.E. de Pastoral Social


Festividad del Corpus Christi. Día de la Caridad

10 de junio de 2012


Celebramos la solemnidad del Corpus Christi y, en ella, el Día de la Caridad ya que el Cuerpo entregado y la Sangre derramada del Señor constituyen para nosotros a través de la historia, el mismo y único sacrificio redentor de Jesucristo, que es la manifestación mayor de su amor a los hombres.

En la Eucaristía «la unión con el Señor nos lleva al mismo tiempo a la unión con los demás a los que él se entrega»[1] y «nos hace testigos de la compasión de Dios» por cada hermano y hermana[2] que sufre. Por eso, al contemplar en esta festividad el misterio de la vida entregada por amor, que es la Eucaristía, nuestra mirada y nuestro corazón de pastores se dirigen a todos los hermanos que sufren cualquier necesidad en su cuerpo y en su alma. Para todos ellos tuvo Jesucristo gestos de atención y de ayuda. En estos años se hacen más perceptibles las carencias personales a causa de la crisis que estamos sufriendo. De una forma u otra todos tenemos presente el drama de la pobreza, el hambre y la exclusión social. A las víctimas de estas situaciones queremos ofrecer la entrega solidaria y el mensaje de esperanza que nacen del amor de Dios. Él es la fuente de la caridad fraterna. Queremos también manifestar nuestro agradecimiento sincero a todos los que ponen sus bienes, su tiempo y su esfuerzo al servicio de los pobres, de los marginados y de los más desposeídos. Agradecemos, también, las oraciones de quienes encomiendan a Dios los hermanos que sufren necesidad, para que les fortalezca en los trances difíciles.

domingo, 20 de mayo de 2012

Día de Caridad 2012

“VIVE SENCILLAMENTE PARA QUE OTROS, SENCILLAMENTE, PUEDAN VIVIR” es el lema de la nueva campaña de sensibilización de Cáritas que tiene como eje principal la propuesta de caminar juntos hacia un nuevo modelo social más humano, evangélico y justo. Se trata de una invitación a construir una sociedad nueva basada en la humanidad como una gran familia que se interpela y se cuestiona sobre la realidad de pobreza e injusticia que predomina en el mundo.

“En la época de la globalización, la actividad económica no puede prescindir de la gratuidad, que fomenta y extiende la solidaridad y la responsabilidad por la justicia y el bien común (...). La solidaridad es en primer lugar que todos se sientan responsables de todos” (Caritas in veritate, n.º 38).

Es tiempo de Caridad, tiempo para vivir una economía de la gratuidad al servicio de una sociedad más justa que sepa redistribuir los bienes y servicios para todos. Ponemos en valor otros modelos de comercio y consumo, que no priman el enriquecimiento por encima del bienestar de las personas.

Es una invitación a confiar en los hermanos a través del compartir la vida, los bienes y hacer posible para todos la multiplicación de los panes y los peces.

La lógica del don se convierte así en el motor de nuestras vidas. Es el momento de CREER en el “pedid y se os dará” (Mt 7,7): 

• Pedimos a nuestros gobernantes que luchen con todos sus medios para acabar con la pobreza y la exclusión; que no recorten los gastos sociales sino que los incrementen para paliar los efectos de esta crisis en los más vulnerables; que mejoren sus políticas de empleo; que cumplan su compromiso de contribuir con el 0,7% de nuestra riqueza anual a los países empobrecidos y que cumplan los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se marcaron para el año 2015. 

• Pedimos a los ciudadanos y a nosotros mismos que tengamos la convicción cierta de que sí podemos hacer algo para mejorar la vida de miles de personas en el mundo. 

Con nuestra manera de vivir, de comportarnos, de actuar ética y comprometidamente, podemos influir para bien en nuestro entorno. Lo creamos o no, cada uno de nosotros tiene un trozo de mundo en el que sí que puede hacer algo para hacer posible una sociedad mejor...