lunes, 29 de junio de 2015

CÁRITAS APUESTA POR UNA ECONOMÍA SOLIDARIA BASADA EN «EL PRINCIPIO DE GRATUIDAD Y LA LÓGICA DEL DON»

La apuesta por el modelo de economía solidaria ha sido el tema central de reflexión de la LXXII Asamblea General de Cáritas Española, una cita que ha reunido este fin de semana en El Escorial a más de 150 directores y delegados episcopales de las 70 Cáritas Diocesanas de todo el país.
 
En el encuentro, además de las cuestiones estatutarias habituales, se analizaron las claves del trabajo que Cáritas viene desarrollando en el ámbito de la economía solidaria. Se trata de un modelo alternativo en las diferentes fases de la actividad económica –producción, financiación, comercialización, consumo y estrategias comunitarias— que se fundamente en “el principio de gratuidad y la lógica del don” señalado por Benedicto XVI en Caritas in veritate.
 
La acción de acompañamiento, inserción y promoción a las personas más vulnerables a través de propuestas de economía solidaria es ya una realidad visible en numerosas Cáritas Diocesanas, algunas de las cuales –como Girona, Bilbao, Menorca, Albacete y Barbastro-Monzón-- presentaron en el encuentro las experiencias que están desarrollando en estos momentos.
 
La Asamblea fue inaugurada por monseñor Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara y responsable de Cáritas en el seno de la Comisión Episcopal de Pastoral Social. Junto a él, dirigieron sendos saludos a los participantes el presidente y el delegado episcopal de Cáritas Española, Rafael del Río y Vicente Altaba, respectivamente. Por su parte, el secretario general, Sebastián Mora, presentó a últim ahora del viernes, su preceptivo informe anual de actividad.
 
Las jornadas concluyeron en la mañana del domingo con la aprobación de una Declaración final en la que todos los asistentes identifican ocho compromisos, orientados, según se afirma en la misma, “ante una realidad dominada por un modelo socioeconómico injusto y excluyente responsable del sufrimiento de millones de personas y familias en nuestro país”, a impulsar en los distintos niveles territoriales de la Confederación Cáritas, las propuestas alternativas del modelo de economía solidaria.
 
 
LXXII ASAMBLEA GENERAL 2015
Declaración Final
Impulsados por la evolución de una realidad social que, en cada una de nuestras Cáritas y comunidades, nos sigue abocando al reto de responder a la desigualdad y la injusticia, hemos reflexionado en el marco de nuestra Asamblea General, a la luz del Evangelio y de nuestras experiencias cotidianas de lucha contra la pobreza y de la Doctrina Social de la Iglesia, sobre las estrategias más adecuadas para proteger, en este momento de la historia, la dignidad y los derechos de las personas más empobrecidas.
 
Escuchamos la oración del papa Francisco con motivo de la reciente convocatoria del Jubileo para la Misericordia, en la que invoca al Espíritu para que el Jubileo “sea un año de gracia del Señor y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres, proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos y restituir la vista a los ciegos”.
 
También han resonado con fuerza en nuestras sesiones de trabajo sus palabras a los participantes en la reciente Asamblea General de Cáritas Internationalis, en las que expresó su preferencia por “una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse  a las propias seguridades”.
 
Reafirmamos en esta Asamblea nuestra determinación de seguir siendo, como nos define el Papa, “el motor de la Iglesia que organiza el amor para que todos los fieles trabajen juntos”, de “ayudar a los demás a cambiar el curso de la propia vida” y de ser “la sal, la levadura y la luz que ofrece un faro de esperanza a los necesitados”.
 
En este camino, como servicio organizado de la caridad, recibimos con alegría la Instrucción Pastoral “Iglesia, servidora de los pobres” aprobada por nuestros obispos en la última Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Es un estímulo para nuestras Cáritas y todos nuestros agentes la mirada que desde las periferias de la precariedad nos propone ese documento, así como su defensa de la dignidad de los más pobres, en especial los inmigrantes. Y recibimos como un soplo de auténtico aliento evangélico su alerta sobre el mal moral que supone en nuestra sociedad la corrupción y la llamada urgente a “recuperar una economía basada en la ética y en el bien común por encima de los intereses individuales y egoístas”.
Constatamos que, como se indica en la Instrucción pastoral, “la crisis no ha sido igual para todos” y que “para algunos, apenas han cambiado las cosas”. En Cáritas somos testigos de que, a pesar de ese cambio de ciclo que insinúan los datos macroeconómicos, la precariedad sigue manifestándose con gran intensidad en las personas y familias más empobrecidas.
Por eso, hacemos nuestra la llamada de los obispos a “recuperar la dimensión ética de la economía, y de una ética “amiga” de la persona”, lo que significa seguir poniendo a las personas en el centro de cualquier modelo de desarrollo. Y apelamos a “las Administraciones Públicas, en cuanto garantes de los derechos, a que asuman su responsabilidad de mantener el estado social de bienestar, dotándolo de recursos suficientes” (n. 49).
En esta Asamblea hemos querido avanzar hacia ese objetivo, centrando nuestros análisis en las alternativas que --ante una realidad dominada por un modelo socioeconómico injusto y excluyente responsable del sufrimiento de millones de personas y familias en nuestro país-- nos ofrecen las propuestas de economía solidaria que permitan dar paso a “un modelo fundamentado en el principio de gratuidad y la lógica del don” (Caritas in veritate, n. 36).
Para ello, nos COMPROMETEMOS:
-       A asumir nuevos estilos de vida y optar –en línea con la apuesta de Francisco en Laudato si´-- por actitudes más austeras y modelos de consumo sostenibles, para hacer realidad el destino universal de los bienes y el bien común, y poder transformar desde lo cotidiano y lo comunitario el actual sistema de producción y consumo.

miércoles, 17 de junio de 2015

Cáritas Europa recuerda que la migración no es un crimen



Cáritas hace un llamamiento a la UE para defender sus valores y mostrar al resto del mundo que Europa se toma en serio los derechos humanos

Con motivo de la reunión del pasado día 16 del Consejo Europeo de Justicia e Interior para discutir la Agenda de Migración de la Unión Europea y hacer seguimiento de la reunión extraordinaria del Consejo del pasado 23 de abril que intentó establecer una nueva visión estratégica para las políticas de migración, Cáritas Europa ha mostrado en una nota su pesar por lo difícil que es para que los Estados miembros encontrar una respuesta eficaz común a flujos migratorios y la actual crisis humana que se vive en el mar Mediterráneo.

Para Cáritas Europa, esta situación está tomando a los migrantes y refugiados –mujeres, niños y hombres vulnerables– como rehenes y haciéndolos objeto de mayor victimismo. La migración no es un crimen, afirma la nota. Por el contrario, salir de cualquier país y buscar protección internacional son derechos humanos reconocidos por la legislación internacional.

Caritas Europa reitera la necesidad urgente de que la Comisión Europea arbitre canales seguros y legales para que los migrantes y refugiados puedan entrar en la UE. Caritas Europa, que ha estado pidiendo esta solución durante años, expresa su esperanza de que el Consejo Europeo de Justicia e Interior responda positivamente a esta grave situación.

viernes, 12 de junio de 2015

Cáritas entrega los premios a los ganadores del concurso ¿Qué haces con tu hermano?



La capilla del Colegio de la Divina Providencia acogió ayer, 11 de junio, la entrega de premios a los ganadores del concurso convocados por Cáritas Diocesana de Palencia dentro de la campaña del Corpus y del Día de la Caridad cuyo lema es: “¿Qué haces con tu hermano? Ama y vive la Justicia”.

Los ganadores en esta edición han sido:

David Pastor (CEIP Ramón Carande, Palencia) y Raúl Daza (CEIP Ángel Abia, Venta de Baños) en la categoría de “Dibujo”. Sául Estrada (Santo Ángel, Palencia) y Lucía Polanco (CEIP Tello Tellez, Palencia) en la categoría de “Collage”. Darío Vítores (CEIP Ntra. Sra de La Piedad, Herrera de Pisuerga) y Diego Vela (Colegio Santo Ángel, Palencia) en la categoría de “Cuentos”. Y Jesús Mª Ochoa (Colegio Santo Ángel, Palencia) y Noelia Antolín, Laura Antolín y Lorena Romero (IESO Tierra de Campos, Paredes de Nava) en la categoría de “Vídeos y Powerpoint”.

Los trabajos presentados al Concurso estarán, del 14 al 21 de junio, en el Centro de las Personas Sin Hogar de Cáritas (c/ Doña Juana).

En este concurso han participado alumnos de los centros: Colegio Santo Ángel, IESO Tierra de Campos (Paredes de Nava), Colegio Ángel Abia (Venta de Baños), CEIP Tello Téllez, CEIP Ntra. Sra. de la Piedad (Herrera de Pisuerga), Colegio Ntra. Sra. de la Providencia, Colegio Ntra. Sra del Carmen (Barruelo de Santullán) y CEIP Ramón Carande y Thovar.






Primer premio de Dibujo para David Pastor (CEIP Ramón Carande)
Segundo premio de Dibujpo para Raúl Daza (CEIP Ángel Abia de Venta de Baños)

Primer premio de Collage para Sául Estrada (Colegio Santo Ángel)
Segundo premio de Collage para Lucía Polanco (CEIP tello Téllez)

martes, 9 de junio de 2015

Fallado el concurso de Cáritas ¿Qué haces con tu hermano?

Ya conocemos los nombres de los ganadores del concurso convocados por Cáritas Palencia dentro de la campaña del Corpus y del Día de la Caridad cuyo lema es: ¿Qué haces con tu hermano? Ama y vive la Justicia.

Han sido muchos los trabajos presentados en las distintas modalidades, y han sido los propios centros los que han hecho una previa selección. Ayer se reunió en el Obispado el jurado compuesto por miembros de Cáritas, delegación de enseñanza, centros escolares y oficina de comunicación de la diócesis.

Los alumnos premiados son:

CONCURSO DE DIBUJO.
1º premio David Pastor (1º Primaria) CEIP RAMÓN CARANDE de Palencia       
2º premio Raúl Daza (2º Primaria) CEIP ÁNGEL ABIA de Venta de Baños.

CONCURSO DE COLLAGE.
1º premio Sául Estrada (3º primaria) COLEGIO SANTO ÁNGEL de Palencia       
2º premio Lucía Polanco (4º Primaria) CEIP TELLO TELLEZ de Palencia.

CONCURSO DE CUENTOS
1º Premio Darío Vítores (6º primaria) titulado “Bizcochito” CEIP NTRA. SRA DE LA PIEDAD de Herrera de Pisuerga.
2º Premio Diego Vela (6º de primaria) titulado “La Justa Verdad” STO. ÁNGEL de Palencia.

CONCURSO POWER POINT. SECUNDARIA

1º Premio Jesús Mª Ochoa (3º ESO) Colegio SANTO ÁNGEL de Palencia           
2º Premio Noelia Antolín, Laura Antolín y Lorena Romero (2º ESO) IESO TIERRA DE CAMPOS de Paredes de Nava

En este concurso han participado alumnos de los centros: Colegio Santo Ángel, IESO Tierra de Campos (Paredes de Nava), Colegio Ángel Abia (Venta de Baños), CEIP Tello Téllez, CEIP Ntra. Sra de la Piedad (Herrera de Pisuerga), Colegio Ntra. Sra. de la Providencia, Colegio Ntra. Sra del Carmen (Barruelo de Santullán) y CEIP Ramón Carande y Thovar.

La entrega de premios se celebrará el próximo jueves, 11 de junio, a las 18h en el Colegio de la Divina Providencia. Y del 14 al 21 de junio se celebrará una exposición en el Centro de las Personas Sin Hogar de Cáritas (c/ Doña Juana) con todos los trabajos presentados al concurso.

lunes, 8 de junio de 2015

Conocemos la historia de Luis

Hoy conocemos la historia de vida de Luis, una vida que no siempre ha sido fácil y en la que han transcurrido acontecimientos duros de vivir. 

Hace escasos días los responsables de Cáritas diocesana nos informaban de los datos de la memoria de la organización. Durante el pasado año se atendieron a 1518 personas en el programa de acogida y 814 personas pasaron por el centro de acogida a las personas sin hogar. El protagonista de hoy ha vivido esta realidad en persona, por distintas circunstancias un día se vio en el centro de acogida pero gracias al apoyo de Cáritas y a su propio empeño, Luis ha sabido superar muchos  baches y encauzar de nuevo su vida. 

Gracias a Luis por su testimonio y por su lucha diaria para salir adelante y superar las dificultades.

domingo, 7 de junio de 2015

La Eucaristía, antídoto frente a la indiferencia

Mensaje con motivo de la festividad del Corpus Christi, Día de la Caridad + 7 de Junio de 2015

El Papa Francisco ha denunciado con frecuencia la indiferencia como uno de los grandes males de nuestro tiempo. El olvido de Dios y de los hermanos está alcanzando dimensiones tan hondas en la convivencia social que podemos hablar de una “globalización de la indiferencia”.

Ante esta dolorosa realidad, los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social os invitamos a contemplar, celebrar y adorar a Jesucristo en el sacramento de la Eucaristía como el medio más eficaz para vencer y superar la indiferencia. La Eucaristía tiene el poder de trasformar el corazón de los creyentes, haciendo así posible el paso de la “globalización de la indiferencia” a la “globalización de la caridad”, impulsándonos a la vivencia de la comunión fraterna y del servicio a nuestros semejantes.

1. La Eucaristía, sacramento de comunión con Dios y los hermanos: «Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1Cor 12, 26)

El apóstol Pablo les decía a los cristianos de Corinto que la recepción del Cuerpo y la Sangre de Cristo tiene el poder de establecer una comunión tan fuerte entre quienes creen en Él que aleja del corazón humano la indiferencia y la división: «El cáliz de bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión del cuerpo de Cristo? Porque el pan es uno, nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo, pues todos comemos del mismo pan» (1Cor 10,16-17).
Esta comunión eucarística, que nos transforma en Cristo y nos permite crecer como miembros de su cuerpo, nos libera también de nuestros egoísmos y de la búsqueda de los propios intereses. Al entrar en comunión con los sentimientos de Cristo, muerto y resucitado por nuestra salvación, se nos abre la mente y se ensancha el corazón para que quepan en él todos los hermanos, especialmente los necesitados y marginados. «Quien reconoce a Jesús en la Hostia santa, lo reconoce en el hermano que sufre, que tiene hambre y sed, que es extranjero, que está desnudo, enfermo o en la cárcel; y está atento a cada persona, se compromete, de forma concreta, en favor de todos aquellos que padecen necesidad».

«Nuestra participación en el cuerpo y la sangre de Cristo sólo tiende a convertirnos en aquello que recibimos» (San León Magno): cuerpo de Cristo entregado y sangre derramada para la vida del mundo. Desde la comunión con Cristo llegamos a ser siervos de Dios y de los hombres. De este modo, la Eucaristía constituye, en palabras de Benedicto XVI, «una especie de antídoto» frente al individualismo y la indiferencia, y nos impulsa a lavar los pies a los hermanos.

2. La Eucaristía, sacramento que nos compromete con los hermanos: «¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9).

De la Eucaristía derivan el sentido profundo de nuestro servicio y la responsabilidad en la construcción de una Iglesia fraterna y esperanzada, así como de una sociedad solidaria y justa. Esta sociedad no se construye ni se impone desde fuera, sino a partir del sentido de responsabilidad de los unos hacia los otros. Como miembros del Cuerpo de Cristo descubrimos que el gesto de compartir y la vivencia del amor es el camino más adecuado para superar la indiferencia y globalizar la solidaridad.

En este mismo sentido, la campaña de CÁRITAS nos plantea este año una pregunta muy directa y concreta: «¿Qué haces con tu hermano?». A esta pregunta, no podemos responder como Caín: «¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?» (Gn 4,9). Hoy y siempre estamos llamados a preguntarnos dónde está el hermano que sufre y necesita nuestra presencia cercana y nuestra ayuda solidaria.
La solidaridad, como nos recuerda el papa Francisco, es «más que algunos actos de generosidad esporádicos. Es pensar y actuar en términos de comunidad (...), es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra, la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales».

Ante esa multitud de hermanos que sufren, debemos mostrar nuestra especial cercanía y afecto hacia quienes claman y esperan de nosotros una mayor solidaridad. No podemos ser indiferentes:

  • Ante la muerte violenta de miles de cristianos, en distintos países de la tierra, por el simple hecho de mostrar el amor de Dios a sus hermanos y por confesar a Jesucristo como único salvador de los hombres.

  • Ante la situación de tantos cristianos y no cristianos que, a pesar de la corrupción y de las dificultades de la vida diaria, actúan con honestidad, trabajan por la justicia y se esfuerzan por atender a las necesidades más inmediatas de los empobrecidos. Hemos de colaborar en la promoción de su desarrollo integral y en la transformación de las estructuras sociales injustas.

  • No podemos ser indiferentes ante los millones de hermanos nuestros que siguen sin acceso al trabajo, tienen puestos de trabajo que no les permiten vivir con dignidad y se ven abocados a la emigración. Pensamos de manera especial en los jóvenes, en los parados de larga duración, en los mayores de 50 años a los que se les cierra el acceso a un puesto de trabajo y en las mujeres víctimas de discriminación laboral y salarial.

  • Tampoco podemos pasar por alto a los que no tienen vivienda o se ven privados de ella por los desahucios. Ésta es otra de las muchas heridas sociales que acentúa la precariedad y la desesperación de miles de personas y familias.

  • Nos duele y nos debe seguir doliendo la pobreza y el hambre en el mundo, sobre todo cuando la humanidad dispone de los medios y recursos necesarios para acabar con ella, como nos recuerda Cáritas Internationalis en la campaña “Una sola familia. Alimentos para todos”.

  • No queremos acostumbrarnos a las historias de sufrimiento y de muerte que se repiten en nuestras fronteras. A las de los miles de hombres y mujeres que huyen de las guerras, del hambre y la pobreza y no ven respetados sus derechos ni encuentran en el camino políticas migratorias que respeten su dignidad y su legítima búsqueda de mejores condiciones de vida.

  • Particular preocupación deben suscitar entre nosotros los miles de personas que en nuestra propia tierra son objeto de trata, así como las que se ven abocadas a situaciones de prostitución, en su mayoría mujeres, y que constituyen la nueva esclavitud del s. XXI.

3. Transformados en Cristo, globalicemos la misericordia

Ante los planteamientos culturales y sociales del momento presente, que generan tanta marginación y sufrimiento, estamos llamados a dejarnos afectar por la realidad y por la situación social que sufren nuestros hermanos más débiles y necesitados. Es urgente romper el círculo que nos aísla llevándonos a un individualismo que hace difícil el desarrollo del amor y la misericordia en nuestro corazón. Como nos recuerda Jesucristo, la salvación y la realización personal y comunitaria pasan por el riesgo de la entrega: «El que quiera ganar su vida la perderá y el que esté dispuesto a perderla la ganará» (Mc 8,35).
La clave para salir de la indiferencia está en entregarse a los demás como lo hace Jesús. Él sigue partiendo su Cuerpo y derramando su Sangre en la Eucaristía para que nadie pase hambre ni tenga sed. Por eso, mientras veneramos y adoramos solemnemente en nuestros templos, plazas y calles a Jesús Eucaristía en la fiesta del Corpus Christi, le decimos:
Gracias, Señor, por este don admirable, sacramento de tu presencia viva entre nosotros y de comunión con Dios y los hermanos.
No permitas que nos dejemos vencer por la indiferencia. Que nadie tenga la tentación de estar contigo, de amarte y de servirte, sin estar con los pobres, amar a los que sufren y servir a los necesitados.
Que nuestra contemplación, adoración y participación en el misterio de la Eucaristía nos identifique contigo, nos ayude a superar la indiferencia y a globalizar tu amor y tu misericordia.


Comisión Episcopal de Pastoral Social

lunes, 1 de junio de 2015

Cáritas intensifica su campaña para construir una nueva fraternidad



Cáritas diocesana celebra en estos días su campaña  del Corpus Christi y del Día de la Caridad. Una campaña que, como recordamos en las páginas de este número, se presenta bajo el lema: ¿Qué haces con tu hermano? dentro del lema general Ama y Vive la Justicia. En este sentido, desde Cáritas diocesana se han programado diversas actividades encaminadas a sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de tener en cuenta al prójimo, nuestro hermano y construir una nueva fraternidad.

La primera de estas actividades tendrá lugar el martes 2 de junio con la escenificación de la obra de teatro “La andariega de sandalias abiertas” que interpretarán los voluntarios de distintos programas de Cáritas Palencia. La actuación comenzará a las 19:30h en el Teatro Principal.

El día 3, el sacerdote José Antonio Crespo de la Diócesis de Astorga ofrecerá una conferencia bajo el título: “Evangelizar: un abrazo de amor”. Será a partir de las 19:30h en la Casa de la Iglesia.

El sábado, 6 de junio, se celebrará la Eucaristía a las 20h en la Catedral.

Y los días 5, 6 y 7 de junio tendrá lugar la fiesta infantil con la celebración de distintos talleres y actos de sensibilización en los que participarán niños y familias. Esos días, en la caseta de la Plaza Mayor se ofrecerá información de la labor de Cáritas en la Diócesis y los distintos programas en los que se atiende a las familias que viven situaciones de precariedad.

Por otro lado, este año se ha convocado, como en ocasiones anteriores, el concurso de dibujo, cuentos y power point en los que participan los centros escolares y grupos de parroquias. La entrega de premios será el 11 de junio a las 18h en el colegio de la Divina Providencia. Y la exposición con los trabajos presentados será del 14 al 21 de junio en el centro de acogida de personas sin hogar (c/ Doña Juana).

Los datos de Cáritas. Memoria 2014
«Cáritas Diocesana tiene por objeto la realización de la acción caritativa y social de la Iglesia en la Diócesis de Palencia, a través de todos sus niveles, órganos y miembros. Para ello se pone al servicio del Pueblo de Dios con el fin de promover, coordinar e instrumentar la comunicación cristiana de bienes en todas sus formas, y de ayudar a la promoción humana y al desarrollo integral de todas las personas, preferentemente de las más empobrecidas, y de todos los pueblos, mediante la realización de diferentes programas de acción caritativa y de cooperación internacional» [Estat. de Cáritas Diocesana Art. 9].

De la labor que realiza en nombre de toda la Iglesia Diocesana se rinde cuentas con motivo de la celebración del DÍA DE LA CARIDAD en la Solemnidad del Corpus Christi... se presenta el trabajo de Cáritas Diocesana y de las 25 CÁRITAS PARROQUIALES (Aguilar de Campoo, Calabazanos, Carrión de los Condes, Cervera de Pisuerga, Dueñas, Grijota, Guardo, Herrera de Pisuerga, Saldaña, Velilla del Río Carrión, Venta de Baños y las 14 parroquias de la capital palentina). Este trabajo en red, compartido y comunicado, hace posible llevar adelante los Programas y Proyectos con los que Cáritas intenta cumplir su misión.

Un pilar importante del quehacer de Cáritas en nuestra Diócesis se centra en la ACOGIDA Y ATENCIÓN PRIMARIA. La acogida está directamente vinculada al SER y HACER de Cáritas y es el eje de la actuación. Y la atención primaria es una de las puertas de entrada más importantes de Cáritas para las personas que se acercan.

En la Acogida y Atención Primaria es la PARROQUIA el lugar de referencia para la acogida, escucha y atención. Durante 2014, además de en las Cáritas Parroquiales antes mencionadas, se ha realizado esta labor en las Parroquias de Alar del Rey, Ampudia, Amusco, Báscones de Ojeda, Cisneros, Frechilla, Fuentes de Nava, Herrera de Valdecañas, Husillos, Magaz de Pisuerga, Mantinos, Paredes de Nava, Quintana del Puente, Santa Cecilia del Alcor, Villada, Villamartín de Campos, Villamuriel de Cerrato y Villarramiel.

Desde el SER se llega al HACER... a las 1518 personas que forman 236 familias, y 719 personas que no tienen vínculo o núcleo familias que fueron atendidas en el año 2014. Atención en la que son pieza fundamental los VOLUNTARIOS: acogiendo a las personas en situación de necesidad y ofreciéndoles un espacio de escucha y orientación, a ellas y sus familias. Es ahí donde se detectan las carencias reales de las personas que acuden y desde donde se les da respuesta. La acción coordinada en las Cáritas Parroquiales y Parroquias de la Diócesis es fundamental para acoger a las personas necesitadas y sus familias; informar y derivar a recursos específicos; y colaborar en cubrir las necesidades básicas y de acompañamiento mediante ayudas en coordinación con la Administración, allí donde ésta no llega. De esta manera, la intervención con estas familias puede ir desde ámbitos generales, a otros como “alimentación, ropa, calzado y otros enseres personales”, “vivienda y organización del hogar”, “economía”, “salud”, “jurídico-legal: civil, extranjería, penal, penitenciario”, “educación”...

OTROS PROGRAMAS

De la Memoria de Cáritas se desprende también a la cantidad de personas que se ha llegado a través de los distintos programas: Aula de Intervención Familiar (26 personas). Programa de Infancia (Palencia, 38 menores); (Guardo, 16 menores). Empleo (400 personas). Casa Acogida para Personas Reclusas (54 personas). Servicio de Ropero (Palencia, 785 personas); (Venta de Baños, 67 personas). Centro de Acogida a personas Sin Hogar (814 personas). Aula de Alfabetización (29 personas).

PRESUPUESTO

Para llevar a cabo su labor, Cáritas Diocesana de Palencia manejó, en el año 2014, un presupuesto de 1.430.080,26 €. Por su parte, la Fundación El Buen Samaritano, Ayuda a las Personas en Paro atendió durante 2014 a 22 familias. Para ello contó con un presupuesto de 21.461 €.

VOLUNTARIOS

Los voluntarios, auténtico tesoro de Cáritas, son personas enviadas por la Iglesia para que actúen en su nombre, y mediante su testimonio de vida cristiana transformar su entorno y poner esperanza más allá de donde realizan su labor.
En cálculos globales, alrededor de 337 personas dedican su tiempo de una manera voluntaria a Cáritas en nuestra Diócesis.