viernes, 18 de noviembre de 2016

La Historia Visible de Francisco

Hoy es uno de estos días en los que doy gracias a mi profesión por permitirme conocer historias como la de Francisco. Un hombre natural de Cartagena que se inició en los mundos de los pequeños hurtos y acabó echándose al monte, sólo, sin dinero, en un principio con armas, que abandonó a los pocos días. Y allí, sin teléfono, ni nadie con el que conversar ha permanecido más de 20 años. Comía cuando sentía hambre, en invierno se duchaba cuando llovía y en verano, aprovechaba lo ríos. Entraba en las casas cuando sus dueños no estaban y robaba comida, latillas, bebida, pilas, mecheros, algún cigarrillo pero nunca robaba dinero, ni joyas, no le interesaba... él en el monte sólo quería ser libre y sobrevivir. Cuando se le estropeaba el abrigo que lo resguardaba del frío lo cambiaba por otro que robaba en alguna casa y dejaba el viejo. Se alimentaba de lo que el campo le ofrecía, frutos, hormigas, saltamontes, alguna oveja que cazaba, serpientes y asegura que las abejas y los saltamontes son muy sabrosos... y así permaneció dos décadas recorriendo los distintos campos de España.

Me gustaría conocer los sueños que tenía Francisco cuando era niño, pero me sorprende contestando que él nunca tuvo sueños. Vivió en una familia normal, pero se rodeó siempre de golfillos, robaban coches para ir al baile en el pueblo de al lado, se paraban delante del puesto de la guardia civil con el coche robado para que les persiguieran, lo que empezó siendo algo para divertirse se fue complicando hasta recalar en la cárcel.

Francisco tiene una mirada limpia, que transmite cierta tristeza pero sobre todo transmite bondad, a pesar de los hurtos y los errores que haya cometido en el pasado. 

Hace algo más de un año, Francisco estaba en el norte de Palencia, le pilló una gran nevada y se le helaron los pies, apenas podía andar y tenía que arrastrarse. No fue al médico y entró a robar en una casa y como tenía hambre, se puso a cocer unos macarrones, allí fue cuando le pilló la guardia civil. Hasta que se decida su entrada en prisión, Francisco permanece en el centro de las personas sin hogar de Cáritas, aquí lleva nueve meses, aquí es donde le han curado los pies y ahora puede calzarse y andar. Atiende el ropero, ayuda en la limpieza del centro y se ofrece para ayudar en los recados que se necesitan. 

Asegura que el tiempo que permaneció en el monte vivía feliz, en ciertos momentos lo añora porque para Francisco la salud y la libertad son lo más importante.

¿Qué ha supuesto el centro de Cáritas?
Yo estuve muchas veces a punto de irme, pero gracias a las personas que trabajan en el centro, he optado por permanecer aquí, se han portado muy bien conmigo. Si yo no me he ido del centro ha sido por las personas que me han acogido, me he sentido querido y muy bien tratado.
¿Qué planes tiene?
No lo sé. Ni me lo planteo. Estoy a la espera de que una juez decida si ingreso en prisión. No hago planes. 
¿Percibe alguna prestación?
No. Como he estado muchos años sin estar empadronado, no tengo derecho a nada
Para nuestra sociedad, ¿las personas que viven en la calle son invisibles?
Sí, para la gran mayoría, sí. Sólo hay que observarlo, cuando alguien pasa al lado de alguien que está en la calle, se distancia y pocos miran a la cara. El tiempo que yo estuve en el monte, nadie se acercó, sólo los del seprona o la guardia civil, aunque entiendo perfectamente que nadie lo hiciera, en mi caso yo también rehuía a las personas, me escondía o daba un rodeo para no encontrarme con nadie.

La historia de Francisco ha conseguido hacerme visible a las personas que creen que lo han perdido todo y cuyo pasado les pesa como una losa. Sólo pido para Francisco que aprenda a perdonarse a sí mismo y que aproveche las nuevas oportunidades que le ofrezca la vida. 

Natalia Aguado León

domingo, 13 de noviembre de 2016

Redescubrir el valor de la simplicidad en nuestras vidas, invitación de la campaña «Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza» para Adviento y Navidad

«Redescubrirás el valor de la simplicidad en tu propia vida». El segundo principio del “Decálogo Verde” propuesto desde la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA va a inspirar durante los dos últimos meses del año, y especialmente en los tiempos de Adviento y Navidad, las acciones de sensibilización que pondrán en marcha las entidades promotoras de esta iniciativa: Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario).
A partir de la constatación de que el actual estilo de vida ha desencadenado una crisis global que pone de manifiesto la insostenibilidad económica y medioambiental de nuestro modelo de consumo, la Campaña propone a toda la ciudadanía reflexionar sobre “cuáles son nuestras prioridades y considerar si vivimos por encima de nuestras necesidades, consumiendo más bienes de los oportunos”.
Al abordar el segundo punto del “Decálogo verde”, la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA abre una nueva etapa de su agenda de actividades a dos años vista con la que, dentro del espíritu de la encíclica Laudato Sí´ del Papa Francisco, se logre aumentar el compromiso de todos en la defensa de un modelo de desarrollo, justo, solidario y sostenible, y el cambio de nuestros hábitos de consumo y estilos de vida.
Según se recuerda en los materiales para adultos jóvenes y niños editados para esta fase de la Campaña, la invitación a redescubrir la simplicidad en nuestros estilos de vida pasa por tomar conciencia de cómo “la búsqueda incesante de lucro trastoca las posibilidades de alcanzar modelos equitativos, pues acumular capital, material y riqueza empobrece la llegada del Reino de Dios y de su Justicia”. Por eso, “es momento de hacer nuevas todas las cosas, de generar espacios para la esperanza, desde cada persona, gesto y acción, porque cada acto cuenta, por insignificante o pequeño que sea".
Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES subrayan cómo la encíclica Laudato Sí' marca el camino para redescubrir el valor de la sencillez, reflexionar acerca de nuestros estilos de vida y comprender que la búsqueda de la sostenibilidad es una oportunidad para volver a las fuentes.
Adviento y Navidad son unos momentos especialmente propicios para redescubrir la simplicidad. Para ello, desde la Campaña se invita a vivir una Navidad con sencillez, a encontrar la felicidad en lo pequeño, a sentir cercanas a millones de personas que viven injustamente en la pobreza, a movilizarnos e implicarnos para cambiar sus realidades y a compartir. Es un momento, también, donde podemos reflexionar sobre cuáles son nuestras elecciones cotidianas, tanto personales como colectivas, en relación con el consumo, la sostenibilidad y la utilización de los recursos.

viernes, 11 de noviembre de 2016

"LLamados a ser Comunidad"

Bajo el lema “Llamados a ser comunidad”, Cáritas Española lanza su Campaña Institucional 2016-17 con el objetivo de poner el foco en el valor de la participación y la comunidad como ejes del proyecto de transformación social y de construcción del Reino conforme al mensaje evangélico.
Esta supone la tercera y última etapa anual de la campaña global que en 2014 Cáritas presentó para el trienio 2014-17 bajo el lema Ama y vive la justicia, centrado en la persona y la defensa de sus derechos fundamentales. Durante el primer año (2014-15), los contenidos de sensibilización se centraron en el mensaje “¿Qué haces con tu hermano?” y en el segundo año (2015-16) en la exhortación “Practica la justicia. Deja tu huella”.
De esta manera, se invitaba a la comunidad cristiana y a toda la sociedad a activar el compromiso individual y colectivo como eje transformador de la sociedad, una convocatoria a dejar “huellas de justicia” a través de pautas de vida e ideas prácticas para construir un mundo más solidario y sostenible con las personas y el medio ambiente.
Participar en comunidad para transformar
Para este tercer y último año de la campaña global, y según se señala en la Guía de Campaña, “tejer red, hacer comunidad, sumar trabajo, sueños, hacernos común-unión con otros, es la llave que nos permite entrar en otros mundos posibles donde fluyen corrientes de amor, justicia, fraternidad, que transforman y alimentan la esperanza de las personas”.
En coherencia con el mensaje trianual de “Amar y vivir la justicia”, esta invitación, como señalan los responsable de la Campaña, “se hace posible desde la comunidad, desde el hacer red con otros, porque estamos llamados a aprender a vivir en común, a convivir en paz, a hacer posible la justicia, la fraternidad entre nosotras, todas las personas que vivimos en esta casa común, la Madre Tierra que nos acoge a todos”.
La Campaña Institucional de Cáritas es una campaña de sensibilización en valores que tiene por objeto reforzar y reflejar la identidad y misión de Cáritas entre sus agentes y el conjunto de la comunidad cristiana, como plataforma para incidir y sensibilizar al conjunto de la sociedad.
Objetivos
Para el período 2016-17, la Campaña de ha marcado cuatro objetivos:
-       Sensibilizar sobre la importancia de aprender a vivir en común en la realidad global de nuestro mundo. La movilidad humana, característica de nuestro tiempo, nos lleva a la necesidad de convivir personas de distintos lugares, culturas, religiones: Las migraciones forzosas nos obliga a acercarnos a la realidad de estas personas y a poner en marcha nuestro compromiso.
-       Tomar conciencia de la responsabilidad del cuidado de la Creación. Es necesario preservar el equilibrio de los distintos hábitats para lograr un equilibrio sostenible. Nuestra generación no tiene derecho a destruir la herencia de la Humanidad.
-       Denunciar las situaciones de injusticia y de falta de cumplimiento de los derechos humanos a través de nuestras acciones y gestos, desde la esperanza de nuestra en que es posible construir una sociedad diferente.
-       Animar y trabajar en el fortalecimiento de nuestras comunidades como base de la transformación de la sociedad, haciendo de ellos espacios donde vivir la fraternidad y la solidaridad, verdaderos oasis de acogida y participación.
En suma, frente al individualismo creciente, al anonimato en que vivimos, a la indiferencia ante la realidad del otro, la Campaña Institucional 2016-17 Cáritas quiere ser una propuesta para “ser en común, porque nada de lo humano nos es indiferente, porque somos todos responsables de todos”.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Cáritas e Inditex renuevan su colaboración en el Programa de Empleo en España y los proyectos de cooperación en Camboya y Bangladesh

Inditex ha renovado sendos convenios de colaboración con Cáritas y Médicos Sin Fronteras (MSF), en virtud de los cuales aportará un total de 9,7 millones de euros a diferentes proyectos específicos de estas dos organizaciones no gubernamentales. El presidente de Inditex, Pablo Isla, ha firmado los respectivos convenios de colaboración en la sede de la compañía en Arteixo (A Coruña) junto a Rafael del Río, presidente de Cáritas Española, y a David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras en España.
 
En el caso de Cáritas, Inditex aporta 5 millones de euros entre 2016 y 2018 para programas de apoyo a la inserción laboral de colectivos en riesgo de exclusión en España; y otros 2,4 millones a sendos programas de desarrollo comunitario impulsados por Cáritas en Camboya y Bangladesh.
 
Programa de Empleo de Cáritas en España
La dotación económica destinada al Programa de Empleo, que tiene un carácter trianual (2017-2019), se dedicará al apoyo de proyectos de inserción laboral, iniciativas de economía social y de autoempleo, y planes de formación en el puesto de trabajo. 
 
La colaboración de Cáritas e Inditex en materia de empleo en España se inició en el año 2011. Desde entonces, se ha consolidado como una referencia en la mejora de la empleabilidad y la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social. Inditex ha aportado 6,5 millones desde 2011 a estos programas, que han beneficiado directamente a más de 4.600 personas. De ellos, más de 3.500 han recibido formación que ha mejorado su empleabilidad y más de 1.450 han regresado al mercado laboral gracias a los programas de inserción. 
 
De cara a los próximos tres años, el Programa de Empleo tendrá una aportación de otros 5 millones de euros por parte de Inditex, con la que se prevé apoyar casi 600 acciones formativas para permitir el aprendizaje o mejora de un oficio, con prácticas en muchos de estos cursos, que harán posible la mejora de la tasa de inserción de los participantes en el mercado laboral. 
 
A través de 30 Cáritas Diocesanas de toda España, este programa aspira, además, a seguir fomentando la creación y consolidación de empresas de economía social en sectores como el turismo, las artes gráficas, la restauración o la agricultura ecológica.